Mírame

Información

Este artículo ha sido escrito el 24 May 2016, y está clasificado bajo ENTREVISTAS.

Etiquetas

,

Entrevista a Rosa Álvarez / Federación Autismo Andalucía

“Lo más importante es creer y confiar en la capacidad de nuestros hijos e hijas”

Rosa 2Licenciada en Psicología Clínica en la Universidad de Sevilla y Master Universitario en “Discapacidad, Integración y Necesidades Especiales” en la Universidad de Cádiz. Su experiencia laboral gira en torno a las personas con autismo.

Desde 2002 es Directora Técnica de la Federación Autismo Andalucía.

Desde 2008 es profesora asociada del Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Sevilla.

Ha participado de varias investigaciones sobre Empleo y Personas con Autismo.

En el mes de noviembre de 2015, Rosa nos acompañó en la sede de Mírame, en Granada, donde compartimos claves sobre la inserción en la vida laboral y transición a la vida adulta de las personas con autismo.

TRANSICIÓN A LA VIDA ADULTA

 1.- ¿Cómo es el autismo en la vida adulta? ¿A qué cambios se enfrenta la persona con autismo y su entorno?

La transición a la vida adulta depende de la persona. Este proceso es tan variado como personas con autismo hay. Sí que es cierto que la vida adulta es una etapa más tranquila.

“En la transición a la vida adulta son muchos los retos que se avecinan, tengan las necesidades que tengan, y los apoyos que necesiten”

La adolescencia, sin embargo, es una etapa más convulsa, es una etapa más social y, por lo tanto, las personas con autismo tienen menos herramientas para poder manejar todos los cambios que supone. Estas personas y sus familias necesitan de más apoyos para tratar de llevar de la mejor manera posible todos los cambios que vienen y que no pueden explicarse: el colegio, las personas de referencia, a veces cambios en su proceso de salud como es la llegada de ataques epilépticos, etc.

2.- En la transición a la vida adulta, por tanto, ¿qué retos más importantes afronta una persona con autismo y su entorno?

Son muchos los retos que se avecinan, tengan las necesidades que tengan. Hay personas más dependientes y otras que tienen más habilidades, pero los apoyos van a ser necesarios en todos los casos. A las familias, sobre todo, les asusta el futuro de su familiar adulto, y aquí los hermanos toman cada vez un papel más activo. La transición a la vida adulta es una etapa complicada pero, es cierto que, pasada esta etapa todo torna a más tranquilo.

3.- Y para afrontar estos retos en dicha transición, ¿qué necesidades y apoyos se necesitan?

Se necesitan diferentes apoyos, que en muchos casos dependen de recursos existentes limitados. En la adolescencia lo cierto es que los apoyos son reducidos. Las personas con autismo que empiezan el colegio y tienen en sus manos una oferta de recursos y actividades concreta, cuando llega la adolescencia, en muchos casos ,esta oferta desaparece para ellos y ellas. Y en la etapa adulta las opciones siguen siendo limitadas.

Es una etapa difícil, en la que pueden sentirse muy solos, en una investigación que realizamos y en la que entrevistamos a 75 personas, la totalidad de ellas la única red social que tenían eran sus padres y sus hermanos. Y se pueden sentir muy abandonados si no se sigue avanzando en configurar más apoyos.

4.- Desde tu experiencia, ¿qué servicios de apoyo o posibilidades existen?

“La etapa de la transición a la vida adulta es un reto en sí misma que genera ansiedad y nuevos miedos, pero es una etapa preciosa cuando pasa la etapa convulsa. Es cuando puedes disfrutar más de estas personas y estas personas de ti”

Existen diferentes servicios concertados con la Administración, plazas residenciales o de Centros de Día, pero las opciones de acceso son limitadas. De hecho se plantean aproximadamente 100 plazas para personas con autismo para toda Andalucía en Centros de Día. Y plazas para residencia hay incluso menos porque, de hecho, solo hay dos centros residenciales en toda Andalucía. Además, con la llegada de la crisis, este apoyo también se ha visto reducido. Y el acceso por la vía privada es muy difícil ya que hablamos de costes que rondan los 3000 euros al mes, precio que la mayoría de las familias no pueden pagar. Las personas que acceden a las plazas subvencionadas son las que están en situación límite (las que tienen familiares directos enfermos, o no tienen familiares que se puedan hacer cargo, o que tengan serios problemas de conducta, etc.)

Por ello, es importante por un lado aumentar este número de plazas y por otro lado plantear soluciones para personas con autismo que tengan mayor autonomía como es el caso de los pisos tutelados. Hay una experiencia exitosa en Sevilla de dos personas que viven en pisos tutelados. Además, hay que potenciar, para aquellas personas que puedan, la incorporación al mercado de trabajo.

5.- Es una realidad que los diagnósticos de autismo aumentan, en tu opinión, ¿qué perspectiva futura hay respecto a esta realidad que has descrito?

Yo confío en que todo irá a mejor. Creo que la perspectiva es a ir mejorando y avanzando ya que los casos aumentan y se conoce más el trastorno y, por lo tanto, deben ir avanzando los apoyos.

En un estudio que se hizo hace unos años se consideraba que había 25000 personas adultas con autismo. Eso, como digo, fue hace unos años, ahora habrá como 40.000. Por entonces, entrevistamos a 70 personas para el estudio. Pero, del total que habría, solo se encontraron 400 personas diagnosticadas. Antes, estas personas no estaban localizadas, no se habilitaban recursos para ellas y estaban en casa con sus familias. Las personas que son diagnosticadas hoy, tienen recursos que favorecen su desarrollo que antes no existían, como es la atención temprana. Por tanto, dicho desarrollo y avance, va a ser mejor.

Además, la atención y los recursos que ofrecer a estas personas y sus familias deben ser diferentes, deben ser más inclusivos. A pesar de conocer esta realidad, la Administración de momento solo atiende lo inmediato, no hace previsiones. Por ello, el papel de las asociaciones es fundamental, y son éstas las que tendrán que trabajar para conseguir financiación privada por las vías necesarias (patrocinios, etc.)

EMPLEO

6.- Leyendo investigaciones en las que has participado se identifica el empleo como clave para el desarrollo y la plena integración social de la persona con autismo. ¿Cómo es el proceso de búsqueda de empleo para una persona con autismo?, ¿y para sus familias?

Hay que comenzar diciendo que el tema del empleo debe comenzar a iniciarse desde la etapa formativa, desde los institutos. La orientadora/orientador del instituto, del ámbito educativo, ya debe trabajar con la familia la posibilidad de orientar a la persona con autismo hacia aquellas habilidades y formación profesional específica que pueda desarrollar.

En cuanto al proceso de búsqueda de empleo, cada familia lo vive de diferente manera dependiendo de la capacidad de la persona y de los apoyos que haya tenido. Si la búsqueda de empleo se hace en solitario, sin apoyos, puede ser un proceso muy frustrante, ya que los procesos de selección son muy complicados para estas personas.

7.- En Autismo Andalucía tenéis experiencia en un servicio de apoyo a la integración laboral a las personas con autismo y las asociaciones, ¿en qué consiste?

El Servicio de inserción laboral de Autismo Andalucía tiene por misión promover el acceso de las personas con TEA al mercado de trabajo andaluz. Se trata de una metodología de Empleo con apoyo, con programas de formación para el empleo, de fomento del empleo y de intermediación e integración laboral de calidad.

En Autismo Andalucía apostamos por la importancia de la integración de las personas con discapacidad en la sociedad, por eso no optamos por la creación de ningún Centro Especial de Empleo. Ayudamos en todo el proceso de búsqueda de empleo; en la redacción de su CV; en la búsqueda de empresas y ofertas; en la orientación laboral, donde trabajamos la asociación de capacidad y trabajo, ya que, en muchas ocasiones, optan a puestos que no se adecuan a su capacidad, etc.

“La clave para lograr el éxito de la incorporación al empleo ordinario de la persona con autismo es: buscar su puesto apropiado, el que más se adecúe a su capacidad y a sus intereses. Si esto se logra son trabajadores muy buenos”

Además, les acompañamos a la entrevista y les apoyamos los primeros días de trabajo no sólo en lo que tiene que ver con la actividad, sino también de cara a las relaciones con los compañeros/as y con el jefe o la jefa donde también pueden encontrar dificultades. En aquellas personas que necesitan de más apoyos, buscamos empresas donde hacer prácticas (que pueden durar un par de meses), para que se valore su capacidad en relación con el puesto, ya que algunas personas no pueden realizar una entrevista de trabajo y no hay otra posibilidad de valorar su capacidad si no es ya en la práctica. En definitiva, se trata de acompañar en el proceso de búsqueda de empleo en el contexto ordinario.

8.- ¿En qué provincias está puesto en marcha este apoyo?

En Sevilla, Málaga y Cádiz de momento. Las limitaciones presupuestarias de momento nos impiden llegar a más. Es un programa gratuito financiado con subvenciones que se han recortado mucho. Aunque para suplir este déficit sí que tratamos de asesorar a asociaciones en este tema.

9.- Por recapitular, ¿qué pasos debe dar una persona con autismo y sus familias en el proceso de búsqueda de empleo?

Lo primero es ayudarles en la orientación vocacional, preguntar o descubrir a qué se quiere o puede dedicar la persona. A veces es cuestión de ir probando actividades para saber si les gusta o pueden realizar esa actividad incluso en un período de tiempo; tienen que verlo, experimentarlo, etc.

Y lo importante es que en su desarrollo hagan el mayor número de actividades posibles: desde voluntariado, hasta labores domésticas, etc… Porque estas actividades pueden desarrollar en ellos y ellas habilidades que luego pueden reconducirse a un puesto de trabajo como es la hostelería, etc. Hay que trabajar para sean lo más autónomos posible, hablarles de diferentes profesiones, que los orientadores/as de los institutos ayuden en la búsqueda de prácticas donde poder probar (las vías de acceso al conocimiento, para ellos y ellas, en muchas ocasiones, es la práctica). Y buscar los apoyos necesarios siempre.

10.- ¿Cuál es la percepción de las personas trabajadoras con autismo que habéis entrevistado?, ¿cómo se sienten?

Para estas personas es un cambio absoluto. Las motivaciones son las mismas que las de las demás personas: disponer de dinero para llevar y aportar en casa, sentirse útiles, etc. Y es que cambia su percepción de sí mismas porque en algunos casos señalan que nadie les había considerado personas útiles. Por lo tanto, es un paso muy importante para ellos y ellas; necesitan estar activos.

11.- ¿Y cómo les valoran sus jefes y compañeros de trabajo?

Hay que destacar que son trabajadores/as muy buenos, son personas muy motivadas si están en el puesto apropiado. Y esa es la clave: buscar su puesto apropiado, el que más se adecue a su capacidad y a sus intereses.

En el entorno laboral, conocemos casos de todo, depende del contexto. Hay casos donde tanto jefes y jefas como compañeros y compañeras se vuelcan con la persona y otros casos en los que menos.

12.- Alguna recomendación o consejo final para las familias de Mírame Granada.

Como ya dije en la sesión formativa cuando os visité en la asociación, la etapa de la transición a la vida adulta es un reto en sí misma que genera ansiedad y nuevos miedos, pero es una etapa preciosa cuando pasa la etapa convulsa. Es cuando puedes disfrutar más de estas personas y estas personas de ti. Que no desesperen porque todo es transitorio y, por encima de todo, que confíen en las capacidades de su hijo o hija.

Entrevista realizada por Amelia Martín Barato / Vocal de la Junta Directiva

¡MUCHAS GRACIAS POR TU COLABORACIÓN ROSA!

Enlaces de interés para ampliar información:

 

Deja un comentario